artículos

Volver a contemplar la naturaleza - Enrique Swinburn

22 Noviembre, 2019

Volver a contemplar la naturaleza - Enrique Swinburn
  • Enrique Swinburn, un artista clásico de fines del siglo XIX e inicios del XX, nos invita, de manera póstuma, a observar nuestro entorno natural a través de 50 obras que muestran un trabajo pictórico de gran oficio.

 

  • La exposición “Mi Culto a la Naturaleza” se instala el Centro Cultural El Tranque de la Municipalidad de Lo Barnechea con una cuidada selección de nocturnos, marinas y alamedas de la zona central. Una muestra imperdible de un representante clásico de la pintura chilena.

 

 

Noviembre 2019.- “Mi Culto a la Naturaleza” es la próxima exposición que se exhibirá en el Centro Cultural El Tranque de la Municipalidad de Lo Barnechea, desde el 23 de noviembre de 2019 hasta el 2 de febrero de 2020. Se trata de una muestra retrospectiva del pintor chileno Enrique Swinburn (1859-1919), compuesta por cerca de 40 obras provenientes de colecciones públicas y privadas. Durante sus más de cinco décadas de trabajo pictórico, entre finales del siglo XIX y principios del XX, Swinburn desarrolló un lenguaje plástico consistente, enmarcado en un paisajismo de carácter romántico, en donde destacan especialmente nocturnos cordilleranos, marinas y alamedas del Valle Central.

 

Además de pintor, Swinburn era escritor y colaborador en varios periódicos de la época. El artista solía inspirarse en el paisaje para su trabajo pictórico, como lo demuestra en la siguiente cita: “Si la naturaleza cubre con hermosa vegetación la desnudez de su suelo, ahoguemos también nosotros con bellezas arrancadas a la naturaleza, a la inspiración y al trabajo, los sinsabores de la vida, y no la hagamos más amarga reproduciendo sus vicios, sus defectos y sus miserias”.

 

El alcalde de Lo Barnechea, Cristóbal Lira destaca que en esta cuarta exposición del año, las obras y su artista nos invitan a volver a la contemplación de la naturaleza “En estos tiempos es fundamental tener instancias de tranquilidad, contemplación y calma, y la obra de Enrique Swinburn nos ayuda a cumplir con este objetivo. Esperamos a todos nuestros vecinos y a los amantes del arte clásico que visiten esta gran muestra”.

 

 

 

 

En el catálogo de la muestra, el curador Pedro Maino Swinburn explica que, a pesar de haber vivido en una de las épocas de más intensas transformaciones estéticas y políticas, el artista consideró una virtud permanecer fiel a su estilo y miró con desconfianza el carácter, muchas veces doctrinario, de las nuevas escuelas. Incluso, le reprochó a su maestro Pedro Lira el haber cedido ante las nuevas tendencias, corriendo el riesgo de traicionarse a sí mismo. “Lira tenía suficiente talento para mantenerse firme como una roca, manteniendo intacta su personalidad en medio del nuevo movimiento. Pero su temperamento luchador lo condujo a campos en los que tropezó más de una vez, afortunadamente sin fallar. […] Era falso consigo mismo; incluso podría haberse perdido, si no hubiera tenido una voluntad de hierro y un talento crítico cultivado que le permitiera ver de dónde salió mal su propio trabajo”, comentó el pintor sobre su maestro. Maino agrega que “eso explica la sutil transición de la obra de Swinburn, desde sus primeros paisajes de 1880 hasta los realizados casi 50 años después, a fines de la década de 1920, que se verán en esta muestra.”

 

Además, el curador comenta que “el lugar de Swinburn en la historia de la pintura chilena se encuentra en medio de los mejores exponentes del paisajismo nacional: Antonio Smith, Pedro Lira, Onofre Jarpa y Alberto Valenzuela Llanos. Pero frente a la profunda influencia francesa en nuestra pintura del siglo XIX, se podría decir que Swinburn, junto a Helsby y Somerscales, logran enriquecer los registros, aportando una dosis de sensibilidad inglesa, expresada en sus maravillosos nocturnos y marinas.”

© Copyright 2020. Todos los derechos reservados.